English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 23 de mayo de 2017

LA NEO-FSSPX EN UN TEMPLO DEL ANTICRISTO

Syllabus




¿Pues qué tienen de común la justicia y la iniquidad? ¿O en qué coinciden la luz y las tinieblas? ¿O qué concordia entre Cristo y Belial?

(II Cor, 6,14-15)


 …“tienen boca, pero no hablan;
tienen ojos, mas no ven”

(Sal. 113,5)


Tuvimos la fortuna de poder visitar recientemente el santuario de la Sma. Virgen de Lourdes. Conocimos el lugar sagrado donde nuestra Madre del Cielo, la Madre de Dios, apareció a Santa Bernadette en 1858.  Apreciamos en nuestro encuentro con la historia, los templos benditos que la Iglesia realizó para ofrendar a la Sma. Virgen, como signo de acatamiento y honor. Particularmente nos impresionó el magnífico Via Crucis en lo alto de la colina, magnífica obra de arte que, por cierto, no tiene nada de ecuménico sino que más bien recuerda con insistencia el ultraje judío contra Nuestro Señor. ¡Oh, es que tan pocos lo visitan, y tan pocos tiene ojos para ver!  “…óculos habent, et non vidébunt”(Sal. 113, 5).

Pero también pudimos constatar el odio satánico vertido por los ocupantes de la Iglesia en la actualidad, los herejes modernistas, que, no pudiendo destruir todo aquello, han buscado desvirtuarlo, desfigurarlo, falsificarlo y transformarlo, para uso de su nueva religión. Así es como debimos sufrir observando los mosaicos horrorosos realizados para evocar los “misterios luminosos” del nuevo rosario de Juan Pablo II (expresión de la nueva teología del misterio pascual que reduce la importancia de la cruz en la salvación), obra de Maiko Iván Rupnik. Son figuras grotescas, ridículas, con inmensos ojos negros, nuevo arte que ha impuesto para su iconografía la iglesia modernista del Vaticano II, que ha formado fieles –o adeptos- con ojos que no ven: “…óculos habent, et non vidébunt” (Sal. 113, 5):




También pudimos ver una “iglesia” de Santa Bernardita que no es otra cosa que una pirámide truncada o incompleta, símbolo masónico por excelencia:



SEGUIR LEYENDO EN SYLLABUS